Seleccionar página

A mediados de verano las frambuesas están están en su punto óptimo de maduración. Por lo tanto, será el momento ideal si deseamos saborearlas al natural, aunque también podemos disfrutar plenamente de ellas durante los meses de otoño.
No obstante, para la preparación de este batido también podemos utilizar frambuesas congeladas, cuyo ultracongelado industrial es muy rápido y se hace a temperaturas inferiores a -30º C. A través de este procedimiento los líquidos celulares forman solo unos cristales minúsculos, lo cual no daña la estructura celular de la fruta. Esto hace que se conserven perfectamente tanto las vitaminas como los minerales y otros nutrientes de este delicioso fruto rojo, conservando su auténtico sabor.
Pero además de su sabor irresistible, las frambuesas tienen propiedades muy saludables para nuestro organismo. Entre otros muchos beneficios, son antioxidantes, ricas en calcio, ácido fólico, potasio, vitamina C, etc.
Los polifenoles y los flavonoides que contienen las frambuesas pueden reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares y, por su gran contenido en agua y en fibra, previenen el estreñimiento y ayudan al buen funcionamiento del sistema digestivo.
Éstas son solo algunas bondades de la frambuesa, pero te aseguramos que tiene muchas, muchas más…

INGREDIENTES (Para dos vasos):

  • 300 gr. de frambuesas.
  • 1 plátano.
  • 1 cucharadita de azúcar avainillado.

PREPARACIÓN:

  1. Lavar cuidadosamente las frambuesas y ponerlas a secar en un escurridor. Reservar un puñado y pelar el plátano.
  2. Junto con el azúcar avainillada, triturar las frambuesas y el plátano utilizando la batidora de vaso o de mano.
  3. En caso de preferir menos espesor, añadir al zumo un poco de agua. Igualmente, si lo preferimos más dulce, añadir un poco más de azúcar avainillado.
  4. Después de verter el batido en los vasos, los adornaremos con las frambuesas que habíamos reservado anteriormente.

Fuente: Batidos y zumos energéticos. Cocina Sana.